Avisar de contenido inadecuado
Expand

"Portal para el combate de la delincuencia en la zona Oriental"

  La historia de El Salvador es la propia de un país centroamericano que ha pasado por diversos periodos, los cuales han marcado su actual estado económico, político y social. Antes de la llegada de los conquistadores españoles a tierras americanas, el territorio estaba habitado por diversos pueblos amerindios que ya habían formado órdenes sociales sofisticados; con la conquista, el sincretismo y el sometimiento toman protagonismo hasta que, en consecuencia de la explotación y motivos externos, El Salvador logra su independencia en 1821, comenzando ahí un periodo de convulsión política, liderado por los grandes terratenientes. En 1931 inicia un periodo conocido como la "dictadura militar", donde el ejército controla al Estado hasta 1979. Durante la década de 1980, una guerra civil azotó con fuerza a la sociedad salvadoreña, dejando un saldo de muertos y desaparecidos sin precedentes en su historia. Es en 1992 cuando se firman los Acuerdos de Paz de Chapultepec, evento que marca el inicio de una nueva época en la historia de la nación. En la actualidad, la situación económica y social tiende a dificultar las posibilidades de superación de la población, y esto lo podemos observar en la delincuencia que día tras día asota a nuestro país y especificándonos en la zona oriental que cada día aumenta en cifras bastante significativas a pesar de las estrategias que han sido llevadas a la practica para contrarrestar esta se han creado leyes con el propósito de disminuir este problema social.

La delincuencia en la zona oriental

La violencia, la delincuencia y la inseguridad ciudadana se han constituido en estos últimos  años en una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía salvadoreña. Las altas tasas de homicidios  superiores a cuarenta por cada cien mil habitantes una de las mayores de América Latina, una elevada accidentalidad vial y la percepción de inseguridad  de gran parte de la población de la zona oriental, afectan a la vida cotidiana y la calidad de vida de las personas e inciden negativamente en el desarrollo humano y la consolidación de la gobernabilidad democrática del país.

Poco después de asumir la presidencia el presidente saca  implemento el llamado plan "Súper Mano Dura" para con tener los elevados niveles de delincuencia en el país al poner en marcha al poner en marcha este plan afirmo que estaba dando cumplimiento a una promesa de mantener un  país seguro entre las medidas comprendidas en el plan  estaban la creación de una fuerza de Policía Rural así como el despliegue d4e tropas de fuerza armada para colaborar con las tares de patrullaje de la Policía Nacional Civil y la creación de unidades  policiales especializadas en la investigación de homicidios los resultados de este plan son bastante controvertidos . El gobierno considera que ha reducido  ligeramente el número de homicidios mientras que otros consideran que dicho plan no ha sido efectivo y señalan que el alto grado de criminalidad que impera en El Salvador, se mantiene constante al igual que las elevadas tasas de homicidios.

¿Cómo enfrentar con éxito la delincuencia en El Salvador?


La inseguridad que vivimos los salvadoreños se ha convertido en uno de los problemas más sentidos con mayor intensidad, junto al desempleo y el alto costo de la vida. Todas las encuestas demuestran que los salvadoreños estamos a merced de la delincuencia. Los periódicos y noticieros llenan la mayor parte de sus espacios con notas de crímenes, asaltos, violaciones etc. Ya no existe familia salvadoreña que no haya sido víctima directa o indirectamente de la delincuencia.Lo más trágico es que los tan afamados planes antidelincuenciales han fracasado en forma rotunda. No lograron ni la más leve mejoría. Todo lo contrario, pareciera que después de cada operación antidelincuencial esta surge con más fuerza.

Ahora que estamos en plena campaña de diputados a la Asamblea legislativa, es importante retomar este tema, para analizar que es lo que se puede y debe hacerse desde ese Primer Órgano del Estado para contribuir a la solución de este grave problema.

Hasta hoy todas las iniciativas legislativas han ido en la ruta de pedir penas mas duras para los delincuentes, de dar a la PNC mayores facultades para efectuar capturas, de vulnerar libertades consagradas en la Constitución con el argumento de que favorecen a los delincuentes. Pero ninguna de estas medidas han contribuido a solucionar el problema.

Es que el problema no está en poner leyes o penas mas duras. El problema tampoco está en la captura de los delincuentes. Muchas veces la PNC ha montado verdaderos show de capturas ante los medios de comunicación y todos vemos en la televisión a decenas de mareros, acusados de múltiples delitos que son detenidos. Pero pocos días después salen libres por falta de pruebas.

Por otra parte, todos los delitos cometidos por el Crimen Organizado quedan en la total impunidad, en estos casos ni siquiera se realizan capturas. Mientras tanto, el narcotráfico crece, las bandas de roba furgones actúan sin problemas, los delitos de cuello blanco ni siquiera se conocen, etc.

 Money mouthHoy si se les acabó la fiesta...er...Malacates!
 Ja!.. Mañana salimos!
Money mouth

 

Esto lo saben perfectamente los delincuentes, por ello actúan con tanta tranquilidad. Saben que no tendrán que pagar ante la justicia por el crimen cometido, ya que no se podrá probar judicialmente que han delinquido. Por ello no sirve de nada poner cien años de cárcel para un delito, si no se puede castigar al que lo cometió. Tampoco sirve de nada darle a la PNC más facultades para poder capturar, si los detenidos salen libres en pocas horas.

Hasta hoy, en el país "La reina de las pruebas" es el testigo. Si hay testigos que presenciaron un hecho criminal y están dispuestos a declarar el delincuente puede ser condenado. Pero esto se ha convertido en la principal debilidad del Sistema de Justicia. Pues los delincuentes simplemente tienen que amenazar a los testigos para que no declaren y no habrá forma de inculparlos.

Por ello muchos testigos han sido víctimas de la delincuencia. Aunque las autoridades no nos proporcionan datos confiables, sabemos que la cifra de testigos asesinados es escalofriante. Ante esto, nadie quiere declarar como testigo. La "Reina de las pruebas" no funciona.

Entonces queda claro que lo que necesitamos con urgencia es crear y fortalecer los mecanismos de investigación científica del delito. Necesitamos laboratorios de balística, de análisis de huellas digitales, de análisis de ADN, de química, etc. Debemos de probar la culpabilidad del delincuente aunque no hallan testigos.

Esta es la forma en que se prueban los delitos en la gran mayoría de países civilizados del mundo. Pero en El Salvador siempre vamos atrasados. Por ello pagamos graves consecuencias.

Policía Científica

Debe dotarse a la Fiscalía General de la República de los recursos necesarios. Nombrar un Fiscal que esté realmente comprometido con el Estado de Derecho y el cumplimiento de la justicia. No debe nombrarse por compadrazgo político o por amistad presidencial.

Simultáneamente debe depurarse la PNC, mejorar sus condiciones de trabajo. Mejorar también los mecanismos de control interno, haciendo de la Inspectoría General un instrumento que vele por el exacto cumplimiento de los deberes de cada miembro de esa institución.

Con las medidas anteriores, y otras que puedan considerarse necesarias, estaríamos poniendo un freno a la impunidad que por hoy campea en El Salvador. Al ser aplicada la ley, y los delincuentes paguen por sus delitos, esto se convertirá en el principal elemento disuasivo. Por supuesto no podemos pensar en que de la noche a la mañana el problema desaparece, pero iremos en una ruta rápida que nos permitirá recuperar la tranquilidad perdida.

En estos días se ha dado a conocer el nuevo plan antidelincuencial que implementará la Policía Nacional Civil. Solo para recordar, diremos que esto es resultado del fracaso del plan Mano Dura, Luego del Plan Súper Mano Dura y de la crisis del fin de año que culminó con la destitución del anterior Director General de ese cuerpo de seguridad.

Ahora nos salen con una tercera versión, que han presentado con mucho aspaviento y que ha ocupado las primeras planas de los noticieros locales y de la prensa escrita.

El plan consiste en reubicar a unos 12,000 policías en los 21 municipios de más alto índice delincuencial, estos contarán con el apoyo de unos 1600 miembros de la Fuerza Armada y unos 400 estudiantes de la Academia Nacional de Seguridad Pública. Como medidas adicionales se distribuirán fotografías de los criminales mas buscados para que la ciudadanía colabore en su captura.


Se trata entonces de reubicar a los elementos policiales, concentrándolos en los lugares de más alto riesgo, pero sin plantear nuevas medidas, ni el fortalecimiento de la institución policial. Lo que harán será sacar policías de unos lugares para ubicarlos en otros, dejando desprotegidos los lugares que se consideran de baja incidencia delincuencial.

La presencia de elementos de la Fuerza Armada en funciones policiales ha demostrado ser ineficiente, aunque publicitariamente nos quieran demostrar lo contrario. La Fuerza Armada no tiene como misión la seguridad publica ni la lucha antidelincuencial. Sus elementos no están preparados para esta labor. De hecho, lo único que hacen es reforzar en los patrullajes a pié a los policías.

Por otra parte, distribuir fotografías de los delincuentes, no garantiza que la ciudadanía correrá a denunciarlos. Ya hemos comentado anteriormente como la población teme poner denuncias por miedo a las consecuencias. Muchos testigos han sido asesinados para que no declaren. La policía no puede garantizar la seguridad de los testigos ni de los denunciantes. Además esto ya se implementó en el pasado reciente, con magros resultados.

Es decir que lo que nos presentan como Gran Plan Antidelincuencial, no es más que un refrito de una serie de medidas que ya han sido aplicadas sin éxito en el pasado.

Por tanto no tenemos elementos que nos digan que será exitoso.

Pero en el plano publicitario si ha sido un éxito, los medios de comunicación lo destacan y las esperanzas renacen en muchísimos ingenuos. Igual que el resto de los planes que fueron presentados con mucha publicidad y así los mantuvieron, aunque en la práctica eran un fracaso rotundo. Llegó a tal grado la influencia publicitaria que la gente opinaba que el plan Súper Mano Dura era exitoso, pero reconocía que la delincuencia iba en aumento, "La operación fue exitosa, pero el paciente falleció".

DESAFIOS  

Para lograr prevenir y reducir los índices de violencia y delincuencia en El Salvador, en un mediano y largo plazo se requiere diseñar y poner en marcha una política publica integral en la materia inexistente hasta la fecha en el país. en este sentido se propone la adopción de una política publica de convivencia y seguridad ciudadana que desarrolle acciones enmarcadas un amplio aspecto que va desde el nivel preventivo, una política que debe tener en cuenta la participación ciudadana , la focalización de sus acciones y el fomento de políticas locales de seguridad entre otros factores .

Estatregias para la prevención de la delincuencia

En estas se proponen tres propuestas de prevención:

Construcción de ciudadanía y capital social. Es prioritario desarrollar estrategias que contribuyan a valorar la vida la integridad  de las y los ciudadanos a mejorar los niveles de confianza interpersonal y social se proponen acciones encaminadas a:

  • Fomentar una nueva cultura ciudadana
  • Promover la participación ciudadana
  • Impulsar mecanismos alternativos de resolución de conflictos
  • Fomentar la comunicación de para la seguridad y la convivencia  ciudadana.

 

Estrategias de prevención social: estas estrategias están dirigidas a las causas o predisposiciones sociales, personales o familiares. Pretende intervenir en factores  de riesgos que se han identificado como precursores del comportamiento violento o delictivo. Se proponen acciones para:

  • Prevenir y reducir la violencia de genero
  • Prevenir y disminuir la participación de los jóvenes en los hechos de violencia
  • Prevenir el consumo problemático del alcohol y el consumo de droga
  • Reducir la circulación y el uso de armas de fuego
  • Prevenir y reducir la accidentalidad vial

 

Estrategias de prevención situacional. Pretende prevenir los hechos violentos o delictivos y la amenaza a ellos mediante la modificación   de la  situación en que concurren o se producen .se recomiendan acciones para:

Revitalizar los espacios públicos

  • Promover el diseño urbano seguro.

Otras estrategias de l sector justicia:

  • Aumentar la proporción de casos resueltos
  • Estrategias de persecución penal y criminal focalizadas
  • Mejorar la atención y protección a la victima .-

Todas estas medidas preventivas deberían ser tomadas para contrarrestar y poder disminuir el fenómeno social  de la delincuencia.

                                              

 

 

!Sobre el blog

Bienvenidos a mi blog en el encontraras informacion referente a la delincuencia que se vive en la zona oriental de El Salvador.

Leer más sobre este blog en Obolog

{
}